Saltar al contenido

Cómo Quitar las Aplicaciones de un MAC

quitar aplicaciones

Para cualquier persona que lleve poco tiempo trabajando en un entorno MacOS y para los recién llegados de los entornos Windows, una de las primeras preguntas que se les presenta es cómo conseguir quitar aplicaciones.

Pasos a seguir para la desinstalación en Mac

Conseguir desinstalar aplicaciones en Mac no es una tarea tan sencilla como lo es en iOS, donde únicamente tienes que dejar pulsada la aplicación hasta que empiecen a temblar los iconos y aparezca el aspa.

Lo cierto es que existen dos tipos de apps en el sistema operativo MacOS, las aplicaciones que cuentan con su propio instalador y las aplicaciones que únicamente son contenedoras. Hay que destacar que la mayoría son del segundo tipo.

Esta primera forma de catalogar los programas ya te está diciendo cómo tienes que desinstalar cada uno de ellos. Por ejemplo, no es correcto borrar la aplicación de Photoshop arrastrando su icono a la papelera de reciclaje. Si haces eso, estarás dejando una gran cantidad de información dentro del ordenador. Si la aplicación es contenedora, pasa lo mismo, aunque de una forma mucho menos problemática.

Las aplicaciones contenedoras

Una aplicación contenedora es aquella en la que tanto el ejecutable como el resto de elementos necesarios para que funcione están incluidas en un mismo paquete. Esto significa que no es necesario instalar ningún archivo en una ubicación especial, podrías ejecutarla incluso desde un dispositivo externo.

En este tipo de aplicaciones, el hecho de arrastrar la carpeta a la papelera sí se considera como una eliminación correcta. Sin embargo, también estás dejando información en el disco duro, especialmente ficheros de preferencias. Es cierto que estos ficheros suelen ocupar muy poco espacio, pero siempre es mejor borrarlos.

La forma correcta de quitar apps en Mac

Una de las soluciones Mac que existen es el recurrir al Launch y hacer lo mismo que en iOS, apretar el icono hasta que tiembla y pulsar en el aspa. Tampoco es una buena opción ya que deja también deja información en el sistema.

Lo primero que deberías hacer es verificar si el desarrollador de la aplicación no incluyó su propio desinstalador. En caso afirmativo, esa es la opción que deberías utilizar.

El paso siguiente es comprobar qué es lo que dice el desarrollador. En algunos casos tendrás que descargarte el desinstalador desde su propia página. En otras ocasiones existe un menú en la propia aplicación para desinstalarla. Es el caso por ejemplo de FxFactory.

Cuando no tienes ninguna de las dos opciones, lo mejor es recurrir a una tercera aplicación, como por ejemplo Appcleaner. Su funcionamiento es muy sencillo. Al ejecutar la app te aparecerá una ventana donde lo único que tienes que hacer es arrastrar y soltar la que quieres desinstalar.

Otra opción interesante de esta herramienta de eliminación es la opción de buscar los contenedores existentes en tu disco duro. Pero, además, buscará también toda su información, por lo que estarás seguro de que no se quedará nada en el ordenador almacenado.

Ahora que ya sabes cómo quitar aplicaciones en un MacOS, ya no tienes excusa para dar el salto a cambiar de sistema operativo. Lánzate sin perder tiempo.